25 diciembre 2012

Reflexión sobre la Navidad: ¿a qué desafío nos reta Dios este día?


¿Cuál es el desafío al que Dios nos reta esta noche? ¿Cuál es su mensaje, si es que hay uno? ¿Qué nos pide celebrar esta noche la Navidad?

NO es a ser más buenos; no es a la solidaridad, la fraternidad, el compartir o cualquier otra buena intención. Todo eso, si viene, viene después. Lo de esta noche es algo diferente a la buena voluntad que podamos tener, las fuerzas que nos queden o los deseos que nuestra concreta circunstancia nos permita expresar.

Es cierto que la mayoría de la gente se queda ahí... y parece que no es poco. Pero, comparado con lo que ES la Navidad, nuestros deseos de lo que PODRÍA SER se quedan pequeños, ridículos, totalmente inadecuados. Por una vez, no se trata de nosotros, sino de Él. De su iniciativa, de cómo lo cambia todo, de la novedad que introduce en el mundo.
Celebrar la Navidad no es desearnos ser felices, sino tomar conciencia de que hay Otro que está empeñado en mi felicidad, hasta tal punto, que se introduce en mi experiencia como un gozo de vida nueva. Todo lo contrario al sentimentalismo estéril y la ideología abstracta: experiencia. Por eso un niño que nace en lo escondido de la pobreza de un pesebre sostiene el universo entero.

Éste es el escándalo de la Navidad, desde la primera Navidad de todas. Que Dios se hacía presente a través de una experiencia humana. Tanto, que ni el poder ni la moral podían ya controlarlo. Cualquiera sin prejuicios, fuese pobre, pecador, malvado o esclavo, podía reconocerLe. Por eso todavía hoy tantos se empeñan en reducir la Navidad a buenos deseos, sólo al alcance de unos pocos.

NO TE DESEO FELIZ NAVIDAD. Te deseo una Navidad a secas, verdadera. Que nos ayudemos a reconocer su presencia en medio de nosotros, real,concreta. Porque la única felicidad que merece la pena nace de la relación con Él (que llamamos fe). Y esta noche celebramos que esa relación es posible, sea cual sea tu estado de ánimo o por lo que estés pasando.

Que el año que viene traiga lo que tenga que traer, porque con la fe podemos estar de pie frente a cualquier circunstancia. Y que esta noche experimentemos cómo esta novedad renace en nosotros.