08 julio 2013

Los jóvenes plantean un gigantesco reto a la transmisión de la fe

En entrevista exclusiva para Aleteia, el arzobispo de Tlalnepantla (México) y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), monseñor Carlos Aguiar Retes, reflexiona sobre el momento actual de la juventud en América Latina y en el mundo y la esperanza que ha surgido tras el nombramiento del Papa Francisco, el primer Papa del continente americano, que concentra 50% de los católicos del mundo.

Con un amplio historial como dirigente episcopal –lo fue del episcopado mexicano—, monseñor Aguiar participó activamente en la V Conferencia General del CELAM, en Aparecida, Brasil.  Muy cercano al Papa Francisco, monseñor Aguiar es, sin duda, una de las voces episcopales más calificadas de América Latina, para hablar del “cambio de época” y de la “conversión pastoral” a la que llama el texto y el espíritu de Aparecida.


Monseñor, ¿Hay una nueva juventud en América Latina que necesita un tipo de mensaje "diferente" al que transmitía la Iglesia a nuestras generaciones?

Indudablemente. Hoy los jóvenes tienen otra impronta cultural que plantea un gigantesco reto a la transmisión de la fe. Es uno de los desafíos más urgentes que atender. Es necesario encontrar las estrategias pastorales para la evangelización de las nuevas generaciones.

La "transmisión automática" de la fe ya no es un hecho constatable entre los jóvenes, ¿influirá el Papa Francisco en la juventud latinoamericana?

Tengo la plena confianza de que el Papa Francisco, con la transparencia y claridad en la exposición de su mensaje, será una alternativa viable y eficaz. Sin embargo deberá ser acompañada por los demás pastores (obispos, presbíteros y agentes de pastoral) en los niveles diocesanos y parroquiales.

En la JMJ de Brasil, ¿tiene usted esperanza de que exista un "pentecostés" de la juventud con el Papa Francisco?

Hay que pedirlo a Dios, hay que orar en estos días con gran intensidad y esperanza. Sin duda el Señor escuchará nuestros ruegos, pero es necesario que haya sed y hambre de la presencia y ayuda del Espíritu Santo.

¿Qué espera el CELAM de este tipo de encuentros, dado que ustedes recomendaban su asistencia a los jóvenes --junto con las peregrinaciones y los encuentros locales-- en las conclusiones del Documento de Aparecida?

En efecto, consideramos que los jóvenes aman y anhelan este tipo de encuentros, ya que la presencia con otros jóvenes, de distinto origen y cultura pero en comunión de fe, fortalece las propias convicciones y consolida sus actitudes y amor a Cristo y a la Iglesia, enriquece sus experiencias de servicio y misión en favor de los más pobres y desprotegidos; los hace crecer en su conciencia de discípulos y misioneros de Jesucristo.

http://www.aleteia.org/es/estilo-de-vida/entrevistas/los-jovenes-plantean-un-gigantesco-reto-a-la-transmision-de-la-fe-2356002