02 mayo 2013

El cardenal Rouco ordena a 22 sacerdotes en la catedral de La Almudena


Jóvenes inquietos y bien formados. La mayoría con carreras universitarias, pero sobre todo convencidos de que vale la pena entregar la vida al anuncio del Evangelio y al servicio de los demás. Así se podría resumir el perfil de los 22 jóvenes que fueron ordenados este sábado por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, en una Catedral de la Almudena abarrotada de familiares y amigos.
La mayoría —dieciocho— se formaron en el Seminario Conciliar de Madrid; dos en el Seminario Redemptoris Mater que pertenece al movimiento eclesial Camino Neocatecumenal, y otros dos son religiosos de Servi Trinitatis, un instituto secular surgido en Cuenca a finales del siglo XX. La media de edad de los nuevos sacerdotes es de 29 años y casi todos son españoles, menos cuatro, que proceden de América Latina y un portugués. «Hacía tiempo que no pasábamos de veinte», comentaba el padre Fausto Calvo, formador del Seminario Conciliar un día antes de la ceremonia.

Una vez por año, sobre estas fechas, el cardenal Rouco Varela preside la solemne Eucaristía de ordenación sacerdotal de todos los diáconos que han concluido su etapa de formación. «La media suelen ser entre 15 y 18, pero este año son 22». El padre Fausto no disimulaba su enorme satisfacción. Y no es para menos. El Seminario Conciliar, junto a los Jardines de las Vistillas de Madrid, es una de las casas de formación con mayor número de aspirantes al sacerdocio de España. En concreto, 136 personas se preparan para el presbiterio dentro de sus muros.
Pese a la actual escasez de vocaciones, fruto del proceso de descristianización que viven la mayoría de las sociedades occidentales, la Iglesia española goza de una buena racha a la vista de las cifras del curso 2012-2013. En total, 1.278 seminaristas se preparan para ser sacerdotes en España, un 2,3% más que en el curso anterior.

Cambio de vida

Desde la Comisión de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española explican que este aumento se debe a los «frutos de la Jornada Mundial de la Juventud», que se celebró en Madrid en agosto de 2011. «La JMJ es un ámbito para que los jóvenes se hagan las grandes preguntas vocacionales y sus frutos se verán durante varios años porque el discernimiento vocacional es un proceso que dura mucho tiempo», explicaba el presidente de dicha comisión, el obispo de Terrassa, José Ángel Saiz Meneses, durante la presentación de la pasada campaña del Día del Seminario.
A ello hay que añadir los ocho años de formación que recibe cualquier aspirante a sacerdote antes de ser ordenado.Durante el primer año, que se llama «introductorio», los candidatos siguen estudiando (el Bachiller o la Universidad) o trabajando, mientras deciden si realmente quieren entrar en el seminario. Los seis años siguientes cursan la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos y el último año realizan lo que se denomina «el diaconado», una «especie de prácticas en las parroquias» antes de ser ordenados sacerdotes.
«Llegan con la ilusión de saberse llamados por Dios y de dedicar la vida a los demás y a la Iglesia. Sus vidas no se podrían explicar sin ese encuentro personal con Cristo. Una experiencia que les ha cambiado la vida», explica el padre Fausto. La tarea del formador es fundamental en todo este delicado proceso. «No es un instructor militar, simplemente es un sacerdote que acompaña esa respuesta libre del joven a la llamada de Dios para que sea como quiere la Iglesia. Lo más bonito es que acaban siendo tus compañeros y eso para un formador es una alegría muy grande».
La misma que compartían ayer en la Almudena familiares, amigos y el propio cardenal. Durante la homilía, Antonio María Rouco Varela aseguró a sus nuevos sacerdotes que «la llamada que han recibido es un signo de amor de la predilección de Dios» y que a ellos toca ahora «responder con el mismo amor fiel, verdadero y entregado». También les pidió que perseveraran en la fe y que «no tuvieran miedo» de entregar su vida a Dios y a los demás. «Toda la Iglesia les acompaña con su oración», les dijo. Ayer fue un gran día de fiesta para toda la diócesis.
http://www.abc.es/sociedad/20130428/abci-rouco-ordenacion-sacerdotes-almudena-201304271914.html